close
ABC.es

Exteriores utiliza una mesa de Azaña como arma electoral

Exteriores utiliza una mesa de Azaña como arma electoral



En mayo de 1932, Manuel Azaña pronunció estas palabras en el Congreso: «A la política y a los hombres políticos y de gobierno no les está permitido escindir la realidad». La frase habría sido preterida por el Gobierno del PSOE, según expresaron varios diplomáticos que se pusieron ayer en contacto con ABC para expresar su tristeza y hartazgo por lo que califican una «usurpación de la figura y la memoria de Manuel Azaña por las actuales autoridades socialistas». El motivo fue la llegada a sus buzones de correo electrónico de una invitación para el acto que convocan en la sede del Ministerio de Exteriores, el palacio de Santa Cruz, el próximo martes a mediodía, nada más superada la resaca electoral, para asistir al «acto de recepción» de «la mesa del Presidente Azaña».
La convocatoria procede de la secretaria de Estado de la España Global, Irene Lozano, y la subsecretaria de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Ángeles Moreno Bau, y tiene por objeto celebrar la entrega de una mesa en la que supuestamente el expresidente de la República firmó su renuncia en 1939.
Folclore
ABC quiso pulsar la opinión de algunos relevantes miembros de la carrera y comprobó que el sentimiento de desencanto, cuando no indignación, se extiende. Un ex alto cargo de Exteriores detecta sin duda un enfoque electoralista porque «esto se filtra hoy para que todos celebremos en la jornada de reflexión lo bien que tratan las autoridades socialistas la memoria de la República. Como a Franco ya no le puede sacar más ahora lo intentan con Azaña», añadió. Él, como otros políticos consultados piden no ser identificados por ser hoy la jornada de reflexión.
Un veterano dirigente de un partido de la oposición que conoce muy bien el Ministerio de Exteriores lamenta que se hagan así las cosas. «Admiro mucho a Azaña, porque no en vano fue el primero entre los republicanos que habló de reconciliación. Pero es muy lamentable el folclore en el que están en el Gobierno, y resulta grotesco que esto lo hagan justo ahora».
Otro destacado miembro de la vida política actual echa en falta una visión menos partidista. «Pero si Azaña no era socialista, es más, había que ver lo que decía de algunos socialistas en sus diarios -exclama-. Hay que denunciarlo porque ni Azaña ni la Segunda República son patrimonio del PSOE, que es lo que están intentando que pensemos. Azaña es un patrimonio de todos los españoles, así que no puedo admitir esa patrimonialización de todo», dice un diputado bregado ya en varias legislaturas.
«Politizan la historia»
Desde otra formación, insisten: «Están politizando la historia de España y están usurpando la idea democrática y la memoria como si fueran de un partido, pero lo están haciendo para provocar una confrontación con todos los demás a raíz del mismo tema. Es tan partidista y tan zafio que no me extrañaría que el espíritu de Azaña agitara físicamente la mesa como si hubiera un “poltergeist”», señala con cierto humor, para concluir: «Quieren que pensemos que ellos son los legatarios de la República y que acumulan la totalidad de la idea histórica de democracia en España. Si no lo quisieran actuarían de otro modo».
¿Y Hernán Cortés?
«Si quisieran sumar lo harían como se ha hecho con Elcano, que nos une a todos, y no así. Además, también es triste que figuras como Hernán Cortés, de cuyas gestas se conmemoran 500 años ahora, no merezca la mínima atención por parte del Gobierno, cuando fue el mejor diplomático, militar que ha dado no España, sino tal vez la humanidad», añade.
Entre los diplomáticos algunos llegan a la indignación no tanto con Irene Lozano como con Moreno: «Con los problemas que tenemos de falta de personal y de gestión, la subsecretaria se ha centrado en crear un protocolo de acoso, el sindicato “exteriores es diverso” como si aquí hubiera algún problema cuando ha habido cargos de todas las tendencias sexuales con gobierno de diverso signo… ¡Ya está bien!»

La mesa, tras su presentación en París, el pasado septiembre

La mesa estaba en la casa en la que el expresidente residió en 1939
El pasado 4 de julio, Irene Lozano, recibía de Luc Franzoni en Ginebra la mesa del expresidente Manuel Azaña. Franzoni es nieto de Marcel Griaule, que fue amigo personal de Azaña y que le acogió en su casa en 1939. La mesa en la que Azaña firmó su renuncia como presidente de la Segunda República en 1939, mientras residía en la localidad de Collonges-sous-Salève, es un escritorio de líneas sencillas con bordes de cobre. Desde el pasado julio la mesa estuvo en París, a la espera de que el Gobierno decidiera su ubicación, algo que se anuncia tras la exhumación de Franco y justo tras las elecciones generales de mañana. La figura de Azaña ha generado consenso en los últimos 40 años y el mismo expresidente José María Aznar presentó la edición de sus diarios durante su mandato. Irene Lozano declaró en julio que «finalmente, tras 80 años de exilio y 40 de democracia, España se encamina hacia la superación de la Guerra Civil». El martes quedará emplazada en el Ministerio de Exteriores.



Source link : https://www.abc.es/cultura/abci-exteriores-utiliza-mesa-azana-como-arma-electoral-201911090254_noticia.html

Author : (Jesús García Calero)

Publish date : 2019-11-09 01:54:41

Copyright for syndicated content belongs to the linked Source.

Tags : ABC.es

https://smoothiemaven.com   https://www.magasinjouet.net/   https://www.aio256.info   https://laprescesar.com   https://www.intelli.news   https://photovideomag.com   https://www.newshealth.biz   https://www.lacavernedujouet.com   https://uwine.net   https://www.bestsmoothieblender.org